Sesión NOVIEMBRE: “El derrumbe, el terremoto y la reconstrucción. Miradas al proceso de irrupción del hormigón armado en Chile, 1896-1906”. Rodrigo Booth. 3 de noviembre, 16:00 hrs. Facultad de Arquitectura Universidad de Chile.

3 de noviembre, 16:00 hrs.

Facultad de Arquitectura Universidad de Chile. “Laboratorio de Arquitectura-sala B-21”.

“El derrumbe, el terremoto y la reconstrucción. Miradas al proceso de irrupción del hormigón armado en Chile, 1896-1906”.

Dr. Rodrigo Booth.

El hormigón armado es indudablemente la más significativa innovación en el campo de la tecnología de la construcción que ha observado la humanidad en los últimos dos milenios. Inventado a mediados del siglo XIX, este sistema constructivo combinó el empleo del hormigón de cemento, mejorado tras la invención del cemento Portland, pero conocido desde tiempo de los romanos, con barras o mallas de acero. Su aplicación generó una revolución constructiva de enorme trascendencia en todas las escalas, desde los pequeños edificios hasta las grandes infraestructuras del territorio. El hormigón y el acero comparten casi el mismo coeficiente de dilatación, lo que permite que ambos materiales trabajen solidariamente. Esta combinación definió la instalación de un nuevo sistema constructivo maleable y resistente a fuertes cargas de compresión y tracción, ignífugo, durable, económico y que, construido bajo ciertas condiciones, también podía resistir los esfuerzos provocados por sismos. La durabilidad del hormigón armado se debe a su carácter monolítico, lo que lo posiciona como una especie de “piedra artificial” en primera instancia prácticamente indestructible, lo que explica por qué este nuevo sistema que comenzó a ser comercializado en las últimas décadas del siglo XIX haya tenido un éxito de alcance global.

Sin embargo, lejos de establecerse como el resultado automático e inevitable de las fuerzas de la industria internacional, las aplicaciones locales del hormigón armado en obras de ingeniería y arquitectura, requirieron de una compleja negociación en la que participaron expertos y profanos. El posicionamiento del nuevo sistema constructivo como una verdad tecnológica que dominara en el escenario de la construcción internacional requirió, por ejemplo, de una amplia difusión mediática en el que participaron las empresas productoras de los insumos principales, el cemento y el acero, así como también de las empresas constructoras interesadas directamente calificar al hormigón armado como un sistema constructivo confiable y económico que permitiera asegurar su éxito comercial. A la proyección positiva del hormigón armado fueron sumándose las instituciones en las que se formaban los expertos, especialmente ingenieros y arquitectos, como universidades y escuelas de construcción, que en conjunto con la producción editorial de manuales prácticos y teóricos contribuyeron a difundir nuevos conocimientos técnicos que hacia el cambio de siglo alcanzaron una dimensión internacional. En consonancia con lo anterior, el proceso global de introducción del hormigón armado requirió, quizá como nunca antes, de la circulación de expertos, muchos de ellos representantes de las diversas patentes que competían en el mercado internacional por convertirse en el sistema predominante. Los medios de comunicación no fueron indiferentes e informaron sobre las novedades técnicas manifestando un genuino interés por la innovación como marca de la época, algo que se advertía en los medios especializados. Asimismo, la prensa miscelánea expuso en ocasiones la desconfianza que generaba en el público no especializado la escasa seguridad que ofrecía el sistema.

Esta presentación indaga en el proceso de introducción del hormigón armado en Chile, atendiendo también su situación en un sistema tempranamente globalizado de transferencias de conocimientos técnicos y de nuevas tecnologías. Se estudia el caso chileno explorando también las particulares condiciones locales, especialmente signado por la recurrencia de sismos que definieron tanto la opinión técnica sobre el hormigón armado como su imagen social, lo que estableció una particular mirada chilena sobre este sistema constructivo en los años que estuvieron marcados por el terremoto de 1906.

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAR-26-01-16-04

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s